Wednesday 27 de May 2020

Compartir

Actuaciones policiales que representan retaliaciones por actuaciones incorrectas pasadas y recientes

16 mayo, 2020

Por Omar Ureña

Si varios agentes policiales se dan a la tarea de apresar a varios ciudadanos en conflicto con la ley, como ha sucedido en múltiples ocasiones; luego de sus arrestos, estando en su poder en una dotación policial, los sacan en la noche y los acribillan esposados en un lugar indeterminado, para más adelante hacer un informe al superior que dirige esa institución del orden público, de que esas muertes se originaron en un «intercambio de disparos», no puede esperase más adelante, de esos mismos actores uniformados, actuaciones apegadas a lo que rige la Constitución de la República sobre la inviolabilidad de la vida. Le mintieron y le mienten a menudo a su superior jerárquico, nada más y nada menos al Jefe de la Policía.

Si no respetan la vida, escudados en uniformes y rangos, no van a respetar la dignidad ni el esfuerzo de ningún ciudadano, que lucha por ser una persona de bien en una sociedad que urge de cambios estructurales conductuales, en aquellos que dirigen instituciones de carácter público.

La prensa es el centinela de estos rufianes que no aceptan bajo ningún concepto, que se le reclame una actuación incorrecta y que se haga público su mal manejo.

Hacen con intenciones mal sanas una tempestad en un vaso de agua, con hechos irrelevantes, sin embargo, flagelos como las drogas, los atracos, robos y demás están  a la orden del día. Obviamente el morbo hace que muchos olviden problemas neurálgicos de sus sectores y como conocen de la idiosincrasia de nosotros los dominicanos, pues nos entretienen con cualquier peccata minuta.

En este párrafo debo hacer algunas puntualizaciones y es que no estoy defendiendo lo mal hecho, cada persona es dueña de sus acciones, es decir, que si yo cometo alguna indelicadeza, naturalmente que debo asumir las consecuencias  con responsabilidad. Me molesta sobremanera que si no he cometido ninguna infracción se recurra a la retaliación como método de respuesta.

La humildad nos debe llamar a reflexión, nadie tiene el don de la infalibilidad, sin que esto se constituya en una justificación para seguir cometiendo errores, todos en algún momento de nuestras vidas hemos cometido alguna falta, consciente o inconscientemente. Nunca, por más odio que se tenga hacia alguien debe responderse con maldad, sobre todo si el reproche es público, no necesariamente es para dañarle, todo lo contrario, es para bien de todos, inclusive para sus mismas familias, que en el mañana cuando ya estemos en el ocaso de nuestras vidas, las actuaciones  irresponsables del hoy no tengan sus descendencias que pagar facturas desconocidas, porque sus antepasados actuaron miserablemente ante hechos cobardes, que mancharon con sangre inocente a familias pobres que no tienen quién le escriba ni los defienda.

Gracias a Dios yo tengo quien me escriba, y esa que escribe, es mi  alma rota, que necesita desahogarse, porque dos veces, ni por asomo acepto que osen en abusar de mí.

Más adelante puedo demostrar el origen de este escrito…

 

¡Si ombe sí!

Comentarios de Facebook

Compartir

1180 x 90 px