Monday 09 de December 2019

Compartir

Armas de fuego y centros de expendio de bebidas alcohólicas

20 noviembre, 2019

Por Omar Ureña

Existe una expresión popular que dice lo siguiente: «El dominicano pone candado después que le roban», este preámbulo se hace necesario y ojalá sirva para que dueños de establecimientos de bebidas alcohólicas no permitan en su interior ningún tipo de armas a ninguna persona sin importar el estatus social.

Las estadísticas reflejan que por negligencia, dejadez e irresponsabilidad de dueños y autoridades se han originado tragedias, donde mucha gente a perdido la vida en trifulcas que se han podido evitar con no permitir personas armadas en centros de diversión.

El sentido común nos invita a preservar la vida, nos invita a evitar titulares sangrientos en primera plana en los diferentes medios escritos, televisivos y radiales, y en eso todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad.
La idea no es señalar a nadie si es culpable o no, el objetivo debe ser usar los mecanismos preventivos para que sobre todo ahora en navidad la familia comparta unida con la integración de todos sus miembros.

Por último, pienso que el Estado debería ser más riguroso en otorgar licencias de armas de fuego a la gente, haciendo todos los exámenes rigurosos de psicología, porque no puede tener más valor el impuesto generado por este artefacto que la vida de un ser humano.

Las armas se crearon para defenderse, no para agredir a personas indefensas.

Comentarios de Facebook

Compartir