Saturday 27 de February 2021
banner header too PUNTA CATALINA

Compartir

Derroche

31 enero, 2021

“Con mirarnos, todo lo dijimos/ Y a la noche se le fue la mano”. Sabemos que en la canción hubo un derroche de amor y locura, al igual que en la creación de algunos carteles electorales del partido Ciudadanos para las próximas elecciones autonómicas de Cataluña. Pero, en vez de amor, hubo cursilería; la locura siguió inalterable, y el derroche de sentimentalismo ignoró todo vestigio de razón. ¿A quién se le ocurrió pedir el voto con unos carteles electorales presentando a una persona abrazándose a sí misma y con el eslogan “Vota abrazo”? Ciudadanos podría cambiar la letra y cantar: “Con los carteles, vergüenza no tuvimos/ Y al partido se le fue la mano”.

El cartel electoral es una de las piezas más difíciles de crear. Debe presentar en un pequeño espacio el mensaje de la campaña, no sólo con el eslogan, sino también con imágenes. Debe crearse partiendo de un programa electoral sólido y una estrategia de campaña con buena investigación sobre varios elementos (historia electoral, voto duro, contexto, etc.). Por eso, otro error de los carteles de Ciudadanos es su descontextualización. Es innegable que la sociedad catalana está polarizada por el nacionalismo y el populismo —por tanto, la campaña de Ciudadanos invita a “darse un abrazo para reencontrarse”—; pero con problemas más apremiantes (como la inseguridad ciudadana, el desempleo y la pandemia, que empeora cada día en España) una campaña electoral de abrazos es tan oportuna como felicitar a una viuda por su buen gusto por la decoración en el funeral de su marido.

Por otro lado, se ha dicho que las personas votan por emociones. Autores como George Lakoff y Drew Westen lo han demostrado. Las investigaciones de Daniel Kahneman han servido para mostrar que el cerebro no es un órgano estrictamente racional. Sin embargo, como afirma Álvaro Matud Juristo en el prólogo del libro La palabra es poder de Frank Luntz: “apelar a las emociones no significa ni manipular ni menospreciar la capacidad intelectual de la gente”. Con carteles electorales de este tipo se infantiliza al electorado, privándolo de la oportunidad de que se le presenten propuestas compatibles con su capacidad.

Finalmente, Ciudadanos decidió retirar sus carteles electorales, aunque por ninguno de los motivos mencionados (cursilería empalagosa, descontextualización e infantilización del electorado). Se dieron cuenta de que la consultora tomó las fotos de los carteles de un banco de imágenes que prohibía su uso político. Es decir que, si no fuera por esto último, aún se podrían ver los carteles por las calles de Cataluña. Todas las campañas tienen asesores de imagen, de estrategia y de discurso para que sea bien planificada; tomando en cuenta lo de Ciudadanos, de ahora en adelante cada equipo de campaña debería tener un asesor de sentido común para evitar los excesos de una creatividad desenfrenada.

Para evitar el mal rato que tuve cuando vi los carteles, debí tener presente una de las frases más certeras dichas por un expresidente del gobierno de España: “En política no hay absurdo imposible”. Así que, en el futuro, trataré de no sorprenderme con facilidad y me enfocaré en temas más sensatos para analizar en estos artículos. Aunque Ciudadanos no me permita concentrar por cantar con voz estridente “Con los carteles, vergüenza no tuvimos/ Y al partido se le fue la mano”.

Francisco Jerez Castillo.
Abogado y asesor político.

Comentarios de Facebook

Compartir

ESPACIO DISPONIBLE ENTRADA NOTICIAS CINTILLO ABAJO
error: Contenido protegido