Wednesday 25 de November 2020
1180 X 90 px

Compartir

El reporte diario de mis recuerdos, «las querellas de Lucia»

15 octubre, 2020

Por Omar Ureña

Yo recuerdo haber nacido y vivido en mi infancia en la calle San José, vecino de la distinguida psicóloga Esperanza Medrano y el emblemático caballero Marino Sánchez, justo en medio de esas dos eminentes figuras ocoeñas. En esa primera etapa de mi vida, niño al fin, jugábamos el tres pisa colá, el salvo y otros tantos juegos de la época.

La parte más lejana que podíamos salir de nuestros hogares era una esquina del sector, porque nos daban «una pela de calzón quitao» si salíamos sin permiso, sin embargo, a medida que íbamos creciendo el campo de desplazamiento era mayor, es decir, que anduve por la 16 de Agosto y otras calles aledañas, donde conocí a varios niños de la época.

Todo ese preámbulo es necesario para caer en el meollo del asunto, resulta que desde mi niñez, conocí a dos hijos de esta distinguida ocoeña que aparece en la foto, con quién tengo lazos de amistad desde hace décadas, ellos son Mayra y Orlandito.

Hace algunos años el Señor llamó a su encuentro a doña Diri, nunca le traté, sin embargo, ya de adulto mientras estábamos laborando en el desaparecido programa Despierta Ocoa, en nuestro oficio de lectura de noticias, en múltiples ocasiones recibí reportes de su sintonía junto a una vecina nuestra de nombre Lucia, que laboraba en ese hogar. Lucia me daba la querella y me decía que Diri gozaba el contenido del programa, sobre todo con algunas ocurrencias de Manuel Báez y este servidor. Según las querellas de Lucia, la primera acción que hacía doña Diri al levantarse era encender la radio y sintonizar el programa.

He repetido el nombre de Diri, porque sus hijos y personas de su entorno más cercano así le llamaban, con el cariño que sienten aún por su entrañable ser amado.
Su nombre completo es Miguelina De Los Ángeles Aguasvivas (Diri), su hija Mayra, la describe como La gordita más bella del Universo.

Escribo esto sin ánimos de lisonja, aunque a veces soy extremadamente cariñoso, pero con los amigos, no con los cargos. Doña Diri, es la madre de la actual gobernadora, Josefa Oliva Castillo Aguasvivas con quién no tengo ningún lazo de afinidad, nunca le he tratado, sabía de su existencia por ser hija de esa distinguida madre y hermana de mis dos amigos.

En conclusión, no tengo razón habida y por haber de crear una animadversión con esta funcionaria, que a todas luces en sus dos meses de gestión ha venido desarrollando una ardua labor en beneficio del suelo que la vió nacer.

Digo esto porque personas con miserias humanas arraigadas en su corazón se están dando a la tarea de llevarle capture de mis publicaciones, con el despropósito de que ella adquiera enemigos gratuitos. Gracias a Dios que mi misión en esta tierra sobre todo en estos últimos años están destinados a dejar una huella de bienestar en las personas que me conocen y que a lo largo del tiempo han tenido un criterio errático por las barbaries que se ha dicho de mí.

Finalmente, yo no trabajo relaciones públicas en la gobernación, para esa tarea está destinado un equipo que dicho sea de paso, está justificando su trabajo de calidad con el esfuerzo que hace de reseñar las actividades llevadas a cabo por esa dependencia del Estado. Mi tarea por ahora es otra.. Ser feliz sin tener que dañar a nadie.

¡Si ombe si!

Comentarios de Facebook

Compartir

717 X 90 px
error: Content is protected !!