Opiniones

Claves para entender las elecciones municipales 2024

Por Fabián Díaz Casado

El AYUNTAMIENTO es una de las instituciones más antiguas y responsable de la gestión de los MUNICIPIOS. Está conformado por la ALCALDIA MUNICIPAL y un CONCEJO DE REGIDORES. Cada instancia tiene funciones específicas: una ejecutiva y la otra legislativa y de control.

La normativa municipal es amplia y compleja, por tanto quienes aspiren a cargos municipales, no solo tienen que conocer las funciones del cargos y la institucionalidad municipal, sino tambien, deben entender los fundamentos de la administración pública local.

La Constitución Política de República Dominicana establece en su artículo 201 que «El gobierno del Distrito Nacional y el de los municipios estarán cada uno a cargo del ayuntamiento, constituido por dos órganos complementarios entre sí, el Concejo de Regidores y la Alcaldía. El Concejo de Regidores es un órgano exclusivamente normativo, reglamentario y de fiscalización integrado por regidores y regidoras. Estos tendrán suplentes. La Alcaldía es el órgano ejecutivo encabezado por un alcalde o alcaldesa, cuyo suplente se denominará vicealcalde o vicealcaldesa».

Los ayuntamientos son entidades fundamentales para el desarrollo de un país. Lamentablemente, en República Dominicana, a pesar de los esfuerzos siguen siendo entidades costosas, asistencialistas y poco transparentes.

El CONCEJO DE REGIDORES, en la mayoría de los AYUNTAMIENTOS, no ejercen la función de control interno que le asigna la norma y eso debilita la institucionalidad municipal.

Existen varias entidades que trabajan en ese ámbito, pero sus esfuerzos no han logrado robustecer la institucionalidad y superar la opacidad, el secretismo y la corrupción. Eso genera desconfianza en los ayuntamientos y juntas de Distrito Municipales.

El entramado institucional está diseñado para apuntalar el DESARROLLO LOCAL, pero los PLANES DE DESARROLLO LOCAL no logran los resultados esperados.

Es tiempo de que los CONSEJOS DE DESARROLLO LOCAL se institucinalicen y cumplan las funciones que le asigna la norma como parte del Sistema de Planificación e Inversión Pública.

Las próximas elecciones son una oportunidad para renovar la institucionalidad local y pasar factura a quienes han tenido la oportunidad de hacer transformaciones y se han quedado en el discurso.

Quienes aspiran a servir a la sociedad deben saber que alcaldes y regidores no pueden tener otro cargo, salvo la docencia y que la transparencia no es TRAMPARENCIA.

Que la razón ilumine a quienes se aprestan a ir a las urnas y que apliquen el refrán: «te conozco bacalao, aunque vengas disfrazao».

Redacción El Ocoeño

El sitio informativo de la comunidad ocoeña en el mundo. Periódico líder de San José de Ocoa y la Región Sur dedicado a historias y noticias generales.
Botón volver arriba
error: Contenido protegido